sábado, 15 de mayo de 2010

Gabinete de curiosidades

Los "Cuartos de Maravillas" o "Gabinetes de curiosidades" eran lugares en los que, durante los siglos XVI y XVII, se coleccionaban y exhibían multitud de objetos raros y extraños pertenecientes al mundo animal, vegetal y mineral, así como realizaciones humanas. Con el auge de las exploraciones y descubrimientos de nuevas tierras en el siglo XVI, muchos príncipes y eruditos se dedicaron a coleccionar las curiosidades procedentes de los nuevos mundos. Estos gabinetes solían organizarse en cuatro categorías: artificialia, naturalia, exotica y scientifica. Según Gilles Thibault, el objetivo de los coleccionistas no era la acumulación o el inventario de los objetos, sino "penetrar en los secretos íntimos de la Naturaleza", de suerte que "al coleccionar los objetos más raros que le rodean, el curioso tiene la sensación de poder aprehender o descubrir el proceso de creación del mundo".


En un empeño similar (intentar captar los "secretos íntimos" de lo que rodea a la gestión bibliotecaria y la gestión universitaria) aprovecho mi blog para abrir mi propio gabinete (cibergabinete) de curiosidades. En él coleccionaré frases y reflexiones tomadas de otros, así como acontecimientos de la vida real, con la esperanza de que, llegado el caso, sean de utilidad para explicar(me) las contradicciones de lo público y de lo bibliotecario. Al fin y al cabo, como dice Eduardo Punset (1), "para nuestro cerebro es más importante contarnos una historia consistente que contarnos una historia verdadera. El mundo real es menos importante que el mundo que necesitamos"... "Vivimos en un mundo construido por nuestro cerebro" de forma que "lo que experimentamos como realidad es una ilusión construida por nuestro cerebro". Con la esperanza de poder contarme una historia consistente sobre el mundo en el que trabajo, abro, pues, mi gabinete de curiosidades...





Como todo buen gabinete, los "objetos" coleccionados serán clasificados con arreglo a cuatro categorías: profesionalia (ideas y frases provenientes de la literatura profesional), fictionalia (de la literatura de ficción), interretialia (encontrados en la web o - según traducción latina- en la Tela Totius Terrae) y auditalia (cosas oídas por ahí).


El primer "objeto" de mi colección es una frase oída a mi amigo J.E.: "no habiendo ganancia, la pérdida está asegurada"... Sobran los comentarios. Declaro inaugurado este gabinete.


(1) E. Punset, El alma está en el cerebro, Aguilar, 2006


FOTO: Shain Erin, Strange-Born Art Doll 7 - Mabel, en http://www.flickr.com/photos/shainerin/4120400233/

2 comentarios:

Catuxa dijo...

Y tienen nombre los "usuarios y aficcionados" a esos gabinetes de curiosidades?

Estaremos encantados de poder inmiscuirnos entre los tesoros que vayas recopilando.

Gerardo dijo...

Hola Catuxa! Supongo que el nombre de los aficionados a estos gabinetes es el de "curiosos". No sólo te invito a tí - y a quien quiera - a "inmiscuirte", sino que lo agradezco mucho. Saludos