lunes, 9 de noviembre de 2009

Fútbol, bibliotecas y sentido del humor

Acabo de volver de la Asamblea Anual de REBIUN celebrada este año en León. Como todas las Asambleas la organización ha sido eficaz, las personas al cargo sumamente amables y el desarrollo de la misma esperable: informes, líneas estratégicas, pausas-café, cenas y comidas, proveedores a la caza de clientes, powerpoints, votaciones a mano alzada, encuentros/re-encuentros, amigos y colegas, etc., etc. Podría decirse que 'más de lo mismo' de no haber sido por la charla de Klaus Kempf, de la Bayerische Staatsbibliothek (BSB). Inusualmente incrustada en la sesión vespertina dedicada a los grupos de trabajo estables, Klaus nos deleitó con la charla titulada “La cooperación bibliotecaria más allá del préstamo interbibliotecario, catálogos y licencias: el fútbol como modo de lograr ese objetivo”...



Con una ingeniosa exposición Klaus Kempf nos contó algo diferente en el marco de una sesión nada apasionante dedicada a la “presentación y aprobación, si procede, de los informes y propuestas de los grupos de trabajo estables”. Lo que el gran Klaus nos relató fueron los esfuerzos que se llevan a cabo en la BSB para tratar de crear equipo y, sobre todo, forjar una identidad corporativa. Para ello el personal de la BSB ha formado un equipo de fútbol – el BSB Kicker - que compite, tanto a escala nacional como internacional, con otros equipos de similar naturaleza formados por bibliotecarios, editores, etc.

El buen humor, las risas y sonrisas, y algún que otro chiste sottovoce de alguno de los oyentes fueron trufando la ponencia de Herr Kempf y acabaron por hacer de la jornada algo distinto a lo que presagiaba el programa oficial. Fue - así lo creo - un momento feliz de la Asamblea. Como feliz fue la intervención de mi amigo Luis Gonzalo Rey, Director de la Biblioteca de la Universidad La Laguna, reconociendo a Klaus su esfuerzo al pronunciar su charla en castellano, agradeciéndole el buen momento que nos había hecho pasar y, por último, acusando recibo de las ideas e inquietudes que la ponencia sembraba en nuestras mentes de directores/as de biblioteca. ¡Bien, Gonzalo! Yo añadiría un cuarto comentario: la necesidad de reivindicar el sentido del humor en la gestión y la actividad de las bibliotecas. Y es que, aparte del contenido del mensaje, me gustó especialmente la forma que tuvo Klaus de relatarnos la experiencia bibliotecario-futbolística de la BSB, con un fino sentido del humor plagado de ironía (al que por cierto le iba muy bien su español de acento germánico). Felicidades y gracias Klaus.

Decía Antonio Mingote que el humor es la forma de ver las cosas con claridad. En una línea similar no recuerdo dónde oí o leí que el humor es una forma de conocimiento. Para ilustrarlo, una dirección (www.humorpositivo.com) y alguna de sus conclusiones sobre el humor en el trabajo: reduce el estrés y permite afrontar mejor los problemas, fortalece la motivación individual y colectiva, estimula la innovación y la mejor toma de decisiones, optimiza la comunicación interna… Incluso, como se indica en la misma web, empresas importantes retribuyen en parte a sus directivos según lo divertido que resulta trabajar con ellos. ¿Para cuándo un workshop o una conferencia sobre el humor en la gestión bibliotecaria? (…hay algo más que CRAIs, repositorios digitales y todas esas cosas tan sesudas que tanto nos preocupan)

10 comentarios:

Ana dijo...

Yo lo conocí en un curso este verano y utilizaba el mismo argumento del fútbol. Fue la comunicación más divertida.

ordenmontalbiana dijo...

Añadir las definiciones de la RAE:
HUMOR:
.
.
3. m. Disposición en que alguien se halla para hacer algo.
4. m. Buena disposición para hacer algo. ¡Qué humor tiene!

y por contra
MALHUMOR:

mal ~.
1. m. Actitud o disposición negativa e irritada

Antonio Arias dijo...

Gracias por las referencias, Gerardo. Además de tu página, siempre fecunda, ya me abono a humorpositivo.com
Un saludo

angelito dijo...

Es que tu tambien tienes un equipo de futbol en tu biblioteca?. Pues sé que en la Universidad de Vigo hay un equipo de mujeres jugando futbito, y creo que en tu biblioteca la mayoría son mujeres. Es que has formado ya "equipos"?.
Hablas también de humor, y en Galicia a veces se confunde con la retranca.

Gerardo dijo...

No me imaginaba que este post fuera a tener tantos comentarios (proporcionalmente hablando, claro está). Gracias a todos por vuestros comentarios y por haber reparado en mi blog.

A Ana: ya veo que coincidimos sobre la comunicación de Klaus.

A Ordenmontalbiana: ¡bien por las puntualizaciones!. Nunca está de más puntualizar desde fuentes autorizadas.

A Antonio:gracias por tu comentario (aquí y en tu blog). Para mi es un honor que leas Baing que, como habrás visto, es un tanto anárquico en cuanto a periodicidad se refiere.

A Angelito: en efecto, como la mayoría de las bibliotecas, la plantilla de la biblioteca de la UVigo es mayoritariamente femenina. Y, en efecto también, hay varias personas que juegan en el equipo de futbol-sala de la Universidad (¡mens sana y corpore sano!). Lo que desconozco es si se lo toman con humor o no. Desde la Dirección de la Biblioteca no hemos promovido la formación de equipos de fútbol... Si ya tenemos dificultades para mantener el servicio abierto debido a las políticas de conciliación de la vida familiar y laboral, no te quiero contar los problemas que generaría una actividad balompédica sostenida y las repercusiones que sobre la competición tendría el torrente de moscosos, santos patronos, vacaciones, reducciones y adaptaciones de jornada, etc., etc. Nos pasaría como a los equipos profesionales: tendríamos problemas de fechas. En cuanto a lo de la retranca, no sé que decirte. A mi juicio retranca (bajo diversas denominaciones) existe en todas partes. De todos modos la Inciclopedia (a la que Wikipedia caraccteriza de "parodia en clave de humor de Wikipedia")define la retranca como: "un tipo de ironía en el lenguaje por la que el gallego suele hablar con doble o triple sentido. Aparentemente, se desarrolla una conversación corriente, pero en segundo y tercer plano otras dos conversaciones diferentes están teniendo lugar, y son las que realmente importan". Se puede ver en: http://inciclopedia.wikia.com/wiki/Galicia#La_retranca_gallega.

Anónimo dijo...

No "tenemos dificultades para mantener el servicio abierto debido a las políticas de conciliación de la vida familiar y laboral", tenemos dificultades porque no hay personal suficiente. No culpes al personal. Asume tus responsabilidades

Gerardo dijo...

Hola Sr./Sra. Anónimo. De entrada, gracias por tu comentario. Me temo que no me he explicado bien: no culpo al personal de las dificultades para mantener el servicio abierto. Si reparas bien en la frase que tú mismo/a reproduces lo achaco a las “políticas” de conciliación. Unas políticas de cuyo diseño y articulación no me siento responsable (como tampoco lo soy de otras políticas públicas). Y si soy crítico con ellas es porque no me parece que se hayan previsto los medios necesarios para llevarlas a cabo sin menoscabar el servicio que se presta al público. Sin embargo, los gestores de recursos públicos tenemos que ceñirnos al escenario que esa y otras políticas conforman. Un escenario cuyo telón de fondo está constituido por tres fuerzas contradictorias entre sí: a) exigencia de más y mejores servicios por parte de los usuarios, b) recursos públicos limitados (y, ahora, con la crisis económica, más aún), y, c) extensión del tiempo libre de los trabajadores (en forma de facilidades para la conciliación de las vidas laboral y familiar, pero también de más vacaciones, de ‘días de asuntos propios’ que a menudo se han convertido en otra modalidad de vacaciones, de santos patronos en una sociedad laica, etc.). En fin, una especie de sudoku de difícil solución en el que la decisión acerca de qué intereses deben prevalecer es más responsabilidad de los gobernantes que de los gestores y administradores. Aprovecho la ocasión para desearte una feliz Navidad.

angelito dijo...

Yo también me he quedado un poco perplejo de tu contestación, pero tan perplejo que me cuesta asumir que alguien del siglo XXI tenga esas ideas tan poco conciliadoras, será, cómo dice Anónimo, que falta personal..., o realmente falta ganas de liderar un equipo?
Fútbol, no
Bibliotecas, Buah!
Y sentido del humor, tampoco

Gerardo dijo...

Estimado Angelito: no sé cuáles son esas ideas que me atribuyes. Mi crítica no se dirige a la política de conciliación (cuya filosofía me parece impecable), sino a su articulación. Si su único o principal resorte es contratar a más personal con cargo a los presupuestos públicos me temo que no vamos a llegar demasiado lejos (sobre todo porque esos presupuestos son limitados). Creo que hay que explorar también otras vías menos costosas de facilitar la flexibilización horaria. Por poner algunos ejemplos: la flexibilización (valga la redundancia) de la gestión de las plantillas, o - cuando la naturaleza del trabajo lo permita - el teletrabajo. En último extremo creo que todos los actores involucrados en el servicio público deben corresponsabilizarse del buen funcionamiento del mismo. Unos servicios públicos eficaces y eficientes son imprescindibles para la democracia y el bienestar de los pueblos (de ahí que todos debamos procurar cuidarlos).

Ana Bande dijo...

vaya, que sorpresa encontrarte por aquí, seguiré atentamente este espacio, voy a darme una vuelta por tu espacio virtual. Saludos.